Ollita, el orden nómada